Vaya, hoy tenemos avería y no nos funciona el teléfono, también se ha caído la red y no nos podemos comunicar a través de las redes sociales. Y ahora, qué hacemos? Si yo sólo quería hacer una reserva.

En ocasiones, sólo pedimos hacer una llamada o más bien recibirla. Una llamada, sólo pido una llamada. Si ha sucedido algo que nos afecta, que nos supone un altibajo de emociones, desearíamos tener una llamada. Sentimos la necesidad de contar lo bueno que nos ha pasado y lo malo que hemos padecido. Una llamada, solamente es una llamada.

Otras veces, buscamos que el teléfono suene y no ocurre, nos ponemos nerviosos, un poquito enfadados, o nos da igual porque sabemos que la persona tiene mala memoria o mala conciencia, vete tú a saber. En cualquier caso lo único que nos queda claro es que no ha llamado.

También ocurre que las personas llaman demasiado, dos, tres veces al día, parece fiscalizador, pero la necesidad de apego de cada persona y su dependencia varía mucho de una familia a otra, de unos individuos a otros. Pero luego que no vengan diciendo que el resto son unos “descastados” porque entonces se sacan las uñas para demostrar que la presencia no se mide por el número de llamadas diarias.

No deberíamos depender tanto de las llamadas y por añadidura de los mensajes, emails, whatsapp o cualquier otro sistema de mensajería. Nadie pensaría que la comunicación acabaría siendo perjudicial, porque la frustración aparece en las personas, si no se contesta o no se devuelve la llamada y eso no puede ser. Debemos ser conscientes de que realizamos otras actividades que no requieren tener un móvil o similar entre las manos y estamos con personas que, tampoco quieren que bajemos la cabeza y miremos la dichosa pantalla.

Y en aquellos casos donde deseamos oír la voz de alguien, pedir una explicación o simplemente charlar, pues por qué no, seamos valientes y a la carga. Da igual que la forma de contestar no sea la esperada, tenemos que estar preparados para lo bueno y para lo tan bueno, luego ya veremos si volvemos a llamar,jajaja

De todas formas, vosotros no os pongáis nerviosos ni nerviosas, yo misma os haré hueco en el restaurante para el día que queráis venir, no hay problemas de mesa para la gente de la blogosfera y acompañantes, aunque no exista llamada de confirmación. Y por la comida tampoco sufráis, donde comen tres, comen cuatro o se ofrece menú hipocalórico y listo. Saludos a todo el mundo.

Anuncios

Acerca de La Rubia

No hay mucho que contar, singular y discreta.

»

  1. fearocean dice:

    Es solo una porciòn milimétrica de la ecatombe que sucedera cuando esto pase a gran escala.Las personas llegaran a hacer cosas increibles y no humanas por la falta de esa tecnólogia que les atrapó… Un Abrazo

    Le gusta a 1 persona

  2. Junior dice:

    Si me vieras, cuando mi móvil se apaga porque le da la gana y cuando mas lo necesito, lo que le digo. Vivimos estresados, no podemos pasar si Internet. Menos mal que hoy estas tu y se me quita el estrés. Un gran abrazo

    Le gusta a 1 persona

  3. Quedarme sin wifi es casi como quedarme sin postre!! Pero la verdad que habría que controlarse un poco…

    Le gusta a 1 persona

  4. vabea dice:

    No hace tanto leí que había hoteles para desintoxicarse de los móviles y dispositivos electrónicos… cuando entras dejas tus dispositivos en recepción y hasta que no te vas no te lo devuelven… ofrecen packs de contacto con la naturaleza, bienestar… Besos!!

    Le gusta a 1 persona

  5. laacantha dice:

    No puedo ni siquiera imaginar como pude sobrevivir hace 20 años sin tener ni siquiera el telefono fijo en nuestra casa…jajajaj . ¿Como nos arreglamos? Un beso

    Le gusta a 1 persona

  6. ramrock dice:

    Yo solo lo cojo cuando a mi me parece y no de ahora que hay móviles, iphones, smartphones, etc., etc., sinó desde siempre.

    Salvo que previamente ya espere algo, claro.

    No entiendo porque una máquina me tiene que dar órdenes y eso es lo que lleva sucediendo desde hace mucho tiempo.

    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    • rubillamas dice:

      Esa es la actitud, no depender de ellas sino usarlas para algo que nos resulte útil y provechoso. Saludos

      Le gusta a 1 persona

      • ramrock dice:

        Claro. Y es que yo, como todos supongo, he visto como, por ejemplo, estás saliendo de la oficina, pero saliendo porque además ya es la hora, no es ni un minuto antes ni uno después, es el momento justo y de repente suena el teléfono (este ejemplo es el de un despacho pequeño, con tres empleados, un despacho de Procurador de los Tribunales) y ver a una compañera volverse atrás para cogerlo, le dices “que llame ya mañana, es la hora y no tenemos porque coger” pero nada, así que me voy yo solo.

        Y como esas, la tira y no solo en la vida laboral.

        No señor, si es mi hora, nadie me puede obligar a coger el teléfono y si es en el ámbito privado lo mismo ¿porque tengo yo que salir de la ducha para atender al teléfono? Esto suena muy de chiste pero ocurre en la realidad (bueno, hoy en dia es que los hay que se llevan el móvil o el smartphone al baño y no se duchan con el porque me parece que aun no han inventado los sumergibles ¿o tal vez si?), pues yo, desde luego, no lo cojo, ya llamarán mas tarde o la semana que viene por la tarde 😆 😆 😆

        La excusa es “¿y si es algo urgente?” bien, pues la inmensa mayoria de las veces no es nada urgente y además, si lo es, vamos a suponer que alguien muy cercano a ti se ha roto una pierna ¿que mas da si te enteras una hora antes o una después, acaso se va a arreglar la rotura, puedes hacer algo si no eres médico?.

        Es totalmente absurdo, es, sencillamente, hacerse dependiente de un aparato mecánico.

        Salud.

        Me gusta

  7. Estupenda entrada !!! la verdad es que quien me diría a mi con 18 años comprándome un ladrillo por teléfono y con disco duro en el aparatoso ordenador, que a los años nos veríamos tan dependientes de las tecnologías, un día llegará la salvación y volveremos a conectar con las sensaciones del sentir, mientras vamos al lío con el restaurante y los comensales que se acercan. BESOSSSSSSSS.

    Le gusta a 2 personas

  8. Es bueno hablar de vez en cuando, para que no se nos olvide mover la lengua. 🙂

    Le gusta a 1 persona

  9. 76sanfermo dice:

    Yo me estoy acostumbrando al correo electrónico y detesto el teléfono .
    Me molesta su sonido cuando duermo o trabajo , mientras un Email es siempre correcto,silencioso y privado…
    (Soy muy ingrata, lo se, porque , en realidad , no me disgusta usarlo cuando lo preciso!)

    Le gusta a 1 persona

  10. Óscar dice:

    Totalmente cierto. Estamos demasiado enganchados a la tecnología para hablar con los que no tenemos cerca y descuidamos a los que están a nuestro lado… Besitos

    Le gusta a 2 personas

  11. Como luego dicen, son los excesos los que nos dañan.
    Hemos de buscar ser equilibrados, cuanto ayudaría.
    Un abrazo mi amigo,
    Me has hecho reflexionar.
    Besos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s