Todos tenemos nuestros valores y los míos son los respetos a los demás. Aquí nunca, desde que tengo mi blog, me faltaron el respeto. Siempre voy disfrutando con las entrada de los demás y comentarios, entre nosotros que disfrutamos con ello, eso si, siempre con el debido respeto. Se que Internet es un bomba de relojería, habemos de todo. De los mil y pico que tengo como seguidores y algunos grandes amigos, conmigo son muy buenas personas. Yo personalmente no tengo ninguna queja. Y dicho esto. Quiero decir, que del mismo modo, que yo respeto a todos los que no les caigo bien y que no están en mi mundo, que por favor, me respeten y no dejes mensajes a mis seguidores de facebook contra mi. Vamos a ver si nos respetamos. Ya se que soy muy guapo, jovencito y eso daña a mucha gente 🙂 .Que paséis un feliz jueves.

 

Anuncios

»

  1. antoncaes dice:

    Lo de guapi lo vamos a dejar a un lado, lo de jovencito se queda pequeño y eso que respetas, eso es una quimera, a mi no me respetas y soy mayor que tu. 😉

    Le gusta a 3 personas

  2. Disfruta a tope de lo que deseas y felicidades 🙂

    Le gusta a 1 persona

  3. Vestio Alonieco dice:

    Pues yo soy más feo que cazar ranas con misiles balísticos jajajajjaja

    Le gusta a 1 persona

  4. chus dice:

    Tu a lo tuyo y pasa de todo salao, pero es verdad que te metes mucho con Antonio y conmigo porque no te dejo que si no… 🙂 (y yo soy el más guapo de todos).

    Le gusta a 1 persona

  5. Saludos de un viejo feo 😉 😀

    Me gusta

  6. carlos dice:

    No haría caso de esos mensajes Junior. Esas dos características tan atractivas desaparecen con el paso de los años. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona


  7. En la mitología griega, Narciso (en griego, Νάρκισσος) era un joven muy hermoso. Las doncellas se enamoraban de él, pero éste las rechazaba. Entre las jóvenes heridas por su amor estaba la ninfa Eco, quien había disgustado a Hera y por ello ésta la había condenado a repetir las últimas palabras de aquello que se le dijera. Por tanto, era incapaz de hablarle a Narciso por su amor, pero un día, cuando él estaba caminando por el bosque, acabó apartándose de sus compañeros. Cuando él preguntó «¿Hay alguien aquí?», Eco respondió: «Aquí, aquí». Incapaz de verla oculta entre los árboles, Narciso le gritó: «¡Ven!». Después de responder Eco salió de entre los árboles con los brazos abiertos. Narciso cruelmente se negó a aceptar su amor, por lo que la ninfa, desolada, se ocultó en una cueva y allí se consumió hasta que sólo quedó su voz.

    Para castigar a Narciso por su engreimiento, Némesis, la diosa de la venganza, hizo que se enamorara de su propia imagen reflejada en una fuente. En una contemplación absorta, incapaz de apartarse de su imagen, acabó arrojándose a las aguas. En el sitio donde su cuerpo había caído, creció una hermosa flor, que hizo honor al nombre y la memoria de Narciso.

    Le gusta a 2 personas

  8. Elficarosa dice:

    No hagas ni puñetero caso, siempre hay gente que está amargada y quiere amargar a los demás.
    Besos primor.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s